8 pensamientos que debes dejar ir si quieres enamorarte

enamorarte

Identifica los 8 pensamientos que tienes que dejar de lado si quieres enamorarte.

Quieres encontrar el amor, pero diferentes miedos te frenan y limitan. Aprende a identificar los pensamientos que debes dejar ir para liberarte del miedo y poder enamorarte.

Los pensamientos o creencias que tenemos son muy potentes. Se trata de la interpretación que hacemos de una situación determinada. Después de esa interpretación, sacamos unas conclusiones, que no siempre son acertadas. Y esto puede limitarnos a la hora de conseguir lo que queremos, en este caso, enamorarnos.

Te animo a revisar si tienes algunos de estos pensamientos y dejarlos ir, porque posiblemente, te estén limitando a la hora de enamorarte

1. ¿Y si no sale bien?

La realidad es que cuando conocemos a alguien, no sabemos si esa relación va a funcionar o no. Si es la persona adecuada, si nos vamos a sentir a gusto, si seremos compatibles, etc.

Es un riesgo que hay que correr e ir revisando cómo nos vamos sintiendo para decidir si queremos seguir conociendo a esa persona o si, por el contrario, no es la adecuada. Pero a este punto solo podemos llegar si nos damos la oportunidad de averiguarlo.

2. Si vuelven a hacerme daño, no podré soportarlo

Cuando hemos sufrido por amor, sabemos el malestar que provoca. Pero también sabemos que ese malestar, termina por desaparecer. No es eterno. Además, no tiene por qué volver a repetirse ese malestar (incluso aunque la relación no funcione).

Pero, sobre todo, ten en cuenta que, con este pensamiento, estamos dando por hecho que no podremos enfrentarnos a esa situación o que será terrible.

Y seguramente, la realidad te demuestre que claro que eres capaz de enfrentarte a las situaciones difíciles, de gestionarlas y de seguir adelante.

3. ¿Y si no le gusto?

Este pensamiento está directamente relacionado con la confianza en una misma. Nuestra autoestima tiene que ver con la valoración que hacemos de nosotras mismas y no tanto con la que hacen los demás.

Con saber cuáles son nuestras virtudes, pero también nuestros defectos y aceptarlos. Puede ocurrir que no le gustes a alguien, pero eso no tiene nada que ver con tu valor como persona.

Simplemente, quiere decir que no es la persona adecuada y que ahí no es.

4. ¿Me estará engañando?

También está muy relacionado con la seguridad en una misma. Con engañar no solo me refiero a la infidelidad, si no a sí estará siendo sincero en todos los sentidos.

Si no hay nada objetivo que te lleve a desconfiar, mantener este pensamiento no te va a ayudar a enamorarte porque continuamente estarás dudando de la otra persona con el malestar que eso conlleva. El amor implica un acto de fe.

5. Búsqueda constante de defectos en la pareja

Si continuamente estás buscando defectos en el otro, sean reales o imaginados, es posible que sea tu miedo a enamorarte el que te esté hablando.

Por supuesto que todos tenemos defectos, no hay nadie perfecto. Y también puede ser que la otra persona no te encaje, que realmente no sea la persona con la que quieres compartir tu vida.

Pero reflexiona sobre si constantemente te estás fijando en los defectos y recreándote en ellos, mientras dejas de lado lo que sí que funciona.

6. Ahora no tengo tiempo para esto

Otro pensamiento que nos puede limitar mucho a la hora de enamorarnos. Tenemos el día lleno de tareas y responsabilidades y concluimos que no vamos a tener tiempo para dedicárselo a una posible pareja.

Si realmente estás en el momento de tu vida en el que quieres enamorarte, es muy posible que aprendas a organizarte de tal manera que esa persona también tenga cabida en tu rutina, sin que eso implique descuidar tus responsabilidades ni otras áreas de tu vida.

enamorarte

7. Si me enamoro, seré vulnerable

A veces, sentimos que al enamorarnos somos más vulnerables porque la otra persona, de alguna forma, tiene poder para hacernos daño.

Pero no se trata tanto de que la otra persona tenga ese poder, sino de que cuando empezamos una relación, estamos asumiendo unos riesgos y no siempre las cosas terminan como creemos al principio.

Pero esto sería como dejar de salir a la calle por miedo de que nos caiga una maceta en la cabeza. ¿Puede pasar? Pues sí. ¿Merece la pena dejar de salir a la calle para evitarlo? Pues posiblemente no. Porque no me caerá una maceta, pero tampoco ocurrirán otras muchas cosas que hacen que la vida tenga sentido.

8. Hay algo en mí que no funciona y por eso no encuentro pareja

Este pensamiento es muy frecuente, sobre todo, cuando ya hemos vivido otras relaciones que no han funcionado. Puede ser que hayas hecho algo que dañara a tu pareja anterior, o que no hayas gestionado una situación de la mejor forma posible.

Pero también es posible, que las relaciones anteriores no hayan funcionado por la interacción que teníais, es decir, que es cosa de dos. Si has detectado errores que hayas podido cometer en otras relaciones, utilízalos para aprender, para hacerlo de forma diferente esta vez.

Somos seres humanos y, por lo tanto, nos confundimos y hacemos cosas mal. Pero eso no significa que haya algo malo en nosotros.

Además, ten en cuenta, que lo que para una persona puede ser un defecto, para otra, puede ser todo lo contrario. Por ejemplo, puede ser que para alguien sea un problema que tengas buena relación con tu ex.

Y, sin embargo, para otra persona eso puede ser un síntoma de que eres una persona civilizada y razonable.  Y que si el día de mañana, la relación no funciona, quizá pueda conservar una relación cordial y agradable contigo.

El miedo a enamorarse es muy frecuente en los casos de personas que han vivido experiencias traumáticas o relaciones tóxicas que les han causado mucho dolor.

Pero ten en cuenta, que no todas las relaciones, ni todas las personas son iguales. Además, la experiencia previa siempre es un aprendizaje que puedes utilizar en tu favor.

Ahora sabes cosas, de ti y de las propias relaciones de pareja, que antes no sabías. Así que utiliza esa información y date una oportunidad para volver a enamorarte en Breaking Ice.

 

Quizás también te interesa